Piropos para hombres

piropos para hombres

¿Sabes de piropos para hombres? A ellos también les gustan

Comúnmente, las mujeres son exaltadas y elogiadas constantemente con halagos y piropos. Y ciertamente, existen muchos muy creativos, poéticos, ingeniosos y graciosos que terminan por llamar la atención de quien los recibe, sacarle una sonrisa o, en el mejor de los casos, el número telefónico.

Pero, hoy en día se han derribado una cantidad de tabúes y prejuicios. Situación, que le ha permitido a la mujer ganar iniciativa en las artes amatorias, sin que esto se interprete como un acto de atrevimiento o depravación, completamente fuera de lugar.

Así que ¡vamos chicas! que a nadie le amarga un dulce y a ellos también les gusta sentirse admirados, guapos y hasta deseados.

Piropos graciosos y divertidos

Cuando dices un piropo, este debe reflejar tu forma de ser, pero debe encajar también con el estilo de persona del “piropeado”. Si eres divertida y a él también le gusta bromear, mira estos piropos que pueden resultarte certeros cuando quieras llamar su atención:

  • ¡Tanto dulce y yo con diabetes!
  • No es el vodka ni el ron, eres tú quien me ha dado un subidón.
  • ¡Me enloqueces más que comer ensaimadas!
  • Si la física es exacta y yo no estoy demente, ¡eres tú el más guapo y además inteligente!
  • Debes saber que no hay color más bonito que el ¡verte aquí y verte allá!
  • ¡Ups! no tengo número telefónico, ¿me darías el tuyo?
  • Quisiera ser tu sangre y recorrer tu cuerpo y así entrar a tu corazón.
  • Necesito un GPS, me he perdido en tus ojos.
  • Se te cayó la envoltura, ¡bomboncito!
  • ¡Estás, así como me lo recomendó el doctor!
  • ¿No te has cansado?, porque siempre paseas por mi mente.
  • Usa una sombrilla, ¡el sol funde a los bombones!

Piropos con picardía

La picardía también es un buen recurso para hacerle saber a un chico que te gusta, llamar su atención o entrarle un poco al coqueteo subido de tono. Pero ¡espera!, es importante que evalúes el entorno y el momento en el cual sueltas el piropo, para asegurarte de que sean propicios y no corras el riesgo de quedar mal parada. Si el entorno y la situación cuadran, lánzate con estos piropos:

  • No es que te desee buena suerte, te deseo todo, mucho y a cada instante.
  • ¡Quisiera ser el jabón con el que se baña ese cuerpecito!
  • No aguanto el deseo de ir hacia tí y devorarte a besos.
  • Tus besos y los tragos, ¡Me gusta tomarlos hasta que se acaben!
  • Siempre te ves muy bien pero hoy ¡te pasaste!
  • Si vas a estar en mi mente a cada instante, ¡al menos vístete!
  • Quiero ser un vino y poder contigo, quiero ser la copa y que te rozará la boca.
  • Te anhelo, después te explico en qué lugar de mi habitación.
  • Bonitos pantalones, combinan perfecto con el suelo de mi cuarto.
  • Si de matemáticas hablamos, eres la adición de todo lo deseo.
  • Eres como un capuchino, ¡me vendrías bien más de una vez al día!
  • Te besaría riquísimo para que salgas de ser pobre.

Piropos poéticos

Los piropos pueden servir para ensalzar hasta al más indiferente o circunspecto de los hombres. Basta con añadirle un toque de poesía. Observa estos piropos y anímate a usarlos para atraer a ese hombre que parece tan lejano:

  • Al desvelarme pensando en tu cuerpo, vale la pena el insomnio.
  • Con solo mirarte puedo saber que me empaparás el alma.
  • Yo soñando con tenerte en mi universo y tú creando constelaciones cada vez que sonríes.
  • Porque cuando no te busco te encuentro en todos lados. Hasta cuando cierro mis ojos.
  • Te escogí cuando supe quevalías la pena, los riesgos y hasta la vida.
  • Solicité a los astros hablar más claro y con palabras más lindas. Me regalaron la presencia tuya y la verdad extraviada.
  • Siempre sonríe, aun si te sientes triste. No sabes quién te puede estar mirando y enamorarse de tu hermoso sonreir.
  • Ven y duerme a mi lado. No vamos a hacer el amor. El amor nos habrá hecho.
  • Mi corazón habitará en tu pecho y tu libertad utilizará mis alas.
  • Cuando yo era ceniza, tú me has tocado para volver a arder.
  • Yo no muero de amor, estoy que muero por ti.

Piropos con un toque romance

Y aunque ya la etapa de cortejo y coqueteo esté superada y la unión consumada, no implica que las parejas consolidadas no pueden demostrarse cariño con las palabras. Por el contrario, decirse piropos puede ayudar a mantener la relación ardiente e interesante, como el primer día. No te pierdas estos piropos para mantener viva la llama del amor:

  • Mi hogar no es un palacio, pero allí eres mi rey.
  • Me gustaría ser el sol que ilumina tu rostro, el aire que acaricia tu pelo, porque cada noche, tú eres mi desvelo.
  • Tengo la ilusión de ser tu princesa. Prometo no fallarte o decepcionarte solo te pido, que me dejes amarte.
  • De día te pienso y de noche quien te sueña. De mi mente, ya no soy la dueña.
  • De tu boca quiero un beso, de tu camisa un botón, pero de tu pecho quiero el corazón.
  • Eres un ángel que viene del cielo, y yo me siento agradecida de tocarte con mis dedos.

Atrévete a romper los esquemas y elige, entre esta lista de piropos, para decirle alguno a aquél hombre que te trae de cabeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los datos facilitados sólo se usaran para los procesos relacionados con la publicación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.